A raíz de la crisis financiera, la Comisión Europea ha instado a los Estados Miembros a modernizar sus estados de bienestar social y ha reconocido en el Paquete sobre inversión social de 2013 la necesidad de examinar las políticas y los servicios sociales en favor de los más efectivos. Tras la crisis financiera, la Comisión Europea ha instado a los Estados Miembros a modernizar sus estados de bienestar social y a aplicar la recomendación del Paquete sobre inversión social de 2013 de examinar las políticas y los servicios sociales en favor de los más efectivos.


En este contexto, European Social Network (ESN) presentó una nueva línea de trabajo centrada en la práctica basada en la evidencia en los servicios sociales, que adopta la forma del Panel on Applied Evidence (Panel sobre evidencia aplicada), presentado en 2014.


Definición de la práctica basada en la evidencia


La práctica basada en la evidencia se puede definir como la combinación de ejemplos bien documentados de una práctica, que cuentan con una experiencia y una ética probadas, además de con las preferencias y la cultura de las personas usuarias de los servicios, y que se utilizan para notificar la planificación y la prestación de servicios adecuados.
Otro factor a tener en cuenta es el modo de garantizar la capacidad de uso y la independencia de la evidencia recopilada. Según el panel de ESN, la mejor práctica es la participación de todos los agentes pertinentes en una etapa temprana, incluidos investigadores, profesionales y personas usuarias de los servicios.


Dos casos prácticos: Dinamarca y los Países Bajos


Al Consejo Nacional de Servicios Sociales de Dinamarca se le asignó la tarea de crear un centro de intercambio de información danés, encargado de generar capacidad administrativa y organizativa para gestionar la evidencia, como respuesta directa a la larga cadena de aplicación percibida entre la formulación de políticas y la prestación de servicios.


El centro de desarrollo social danés MOVISIE tiene un enfoque divergente de la práctica basada en la evidencia, que se centra en el desarrollo de una base de datos con financiación gubernamental sobre intervenciones basadas en la evidencia en el trabajo social. La base de datos consta de 250 programas y está organizada en función de tres "niveles de evaluación", que van desde claros indicios, como pruebas aleatorias de control, hasta primeros indicios, con una evaluación teórica.


Conclusiones


La evidencia sobre la eficiencia y la eficacia puede otorgar a los responsables políticos y a los directores de servicios sociales la capacidad de diseñar prácticas y políticas basadas en la evidencia. Este planteamiento ofrece la posibilidad de mejorar la calidad y el enfoque de los servicios dirigidos a las personas usuarias de los servicios, al mismo tiempo que garantiza la eficiencia con respecto a las consideraciones presupuestarias. No obstante, este planteamiento no está exento de desafíos, entre los que se incluyen la precisión de la recopilación de datos y el intercambio, la coordinación y la validación de los conocimientos.


Perspectivas


ESN continúa este año su trabajo sobre la política basada en la evidencia con la próxima revisión de marcos de evaluación de los programas de servicios sociales y un foro entre investigadores aplicados y profesionales; el resultado será un informe más exhaustivo, en el que se detallarán las principales conclusiones y una guía para evaluar un marco con los agentes fundamentales. Si desea obtener más información y estar al día de las novedades, consulte nuestra página web “Evidence and Innovation” (Evidencia e innovación).