• Also available in:

COVID-19 y la protección de la infancia: solución de problemas y planificación del futuro a través de la Garantía infantil

"Un acuerdo europeo dirigido a los niños [como parte de un plan de recuperación que aborde las consecuencias negativas del Covid-19] resulta sensato para todos desde el punto de vista financiero. Los niños son el futuro de Europa e invertir en su futuro significa invertir en Europa", Diputado del Parlamento Europeo Dragos Pislaru (Renew Europe).  La crisis suscitada por el COVID-19 sigue cambiando nuestra forma de vivir y, lo que es más importante, la manera en que los servicios sociales siguen respondiendo a las necesidades de las personas más vulnerables y garantizando la continuidad de la asistencia para los niños más vulnerables. Sin duda, la crisis afectará al modo en el que los servicios sociales planifican sus respuestas futuras. Para comprender los problemas a los que los servicios sociales se enfrentan actualmente con respecto a la protección y la atención a los niños, y las respuestas que han desarrollado para abordarlos, European Social Network (ESN) organizó y facilitó, el 22 de mayo, un seminario web: "COVID-19 y la protección de la infancia: solución de problemas y planificación del futuro a través de la Garantía infantil". El objetivo del seminario web era analizar, con agencias públicas de protección de la infancia, académicos y el Parlamento Europeo, qué podemos aprender a la crisis actual para fundamentar nuestra planificación del futuro con el fin de atender y proteger a los niños y, además, cómo podemos impulsar estos planes a través de instrumentos nacionales y europeos.

Los servicios sociales dirigidos a la infancia y el COVID-19 – Problemas y respuestas

Una trabajadora social nos dijo: "estos días, solo llamamos a las familias; en la práctica, no hacemos nada por ellas, pero nos lo agradecen mucho». Teresa y su grupo llaman con regularidad a las familias simplemente para preguntarles cómo están, y tienen la sensación de que no están ayudando.  En realidad, no les proporcionan ayuda, pero sí su presencia, lo que es más importante. Prof. Milani, Universidad de Padova.

"Muchos niños y jóvenes se verán afectados en gran medida y, durante bastante tiempo, por el confinamiento debido al COVID-19" Iona Colvin, directora en funciones del Departamento de infancia y familias del gobierno de Escocia. Los problemas de los servicios sociales dirigidos a la infancia en su respuesta al COVID-19 han sido numerosos y difíciles. Los miembros de ESN informaron de un descenso generalizado en el número de casos de protección infantil al comienzo de la pandemia, pero desde entonces han informado de un aumento continuo hasta los mismos niveles que en 2019, y se espera que en 2020 se superen esos niveles anteriores. Las principales razones que destacaron fueron los efectos en la salud mental de los niños y los jóvenes como resultado del distanciamiento social, una mayor incidencia de violencia doméstica y de niños sometidos a abusos (aproximadamente el 70 % de ellos menores de 6 años) y la pérdida de ingresos familiares. En otros contextos nacionales, los miembros de ESN resaltaron la coordinación inconexa, o la falta de coordinación, entre los agentes de la protección infantil a nivel nacional, regional y local. "En general, podemos decir que con gobernanza (orientación, coordinación, toma de decisiones e implementación) hay un gran nivel de disparidad territorial y desigualdad e ineficacia ascendente y descendente,  como también hay un nivel diferente de administración a nivel nacional, regional y municipal", Dra. Marie-Paule Martin-Blachais, Ecole de la Protection de l’Enfance. Además, se percibió una falta de entendimiento entre el personal de atención residencial sobre cómo deberían atender a los niños bajo su custodia que, en circunstancias normales, deberían asistir al colegio, pero debido a la situación, no pueden hacerlo. La profesora Paola Milani, de la Universidad de Padova, también afirmó que "la falta de respuestas a las necesidades de desarrollo de los niños, las consiguientes formas de negligencia y pobreza educativa, social y económica tienen efectos graves y duraderos en diversas dimensiones de desarrollo".

Aprender de la crisis - Planificación del futuro para los servicios sociales dirigidos a la infancia

"Todos experimentamos problemas y desafíos similares, pero tenemos la oportunidad de crear en nuestros países políticas y prácticas más sólidas para los niños y las familias" Prof. Paola Milani, Universidad de Padova. Entre los ponentes hubo un gran consenso con respecto a cómo pueden aprender de la crisis los servicios sociales dirigidos a la infancia. Estas áreas de acuerdo se pueden plasmar en tres líneas de actuación. La primera de ellas era mejorar el alcance y los servicios comunitarios para garantizar la continuidad de la asistencia y la atención a la infancia. "En el futuro, debemos tener un rápido crecimiento de la actividad comunitaria en apoyo de los niños y las familias, para garantizar la continuidad del apoyo a los niños vulnerables", Iona Colvin, directora en funciones del Departamento de infancia y familias del gobierno de Escocia. La segunda área de importancia era la necesidad de desarrollar un enfoque laboral integral, no solo con las respuestas de las autoridades públicas con respecto a la educación y la sanidad, sino con el sector privado y de las ONG. "Debemos contar con la participación de la sociedad civil (y otros actores) para ayudar a los servicios públicos y las ONG en primera línea", Dra. Marie-Paule Martin-Blachais, Ecole de la Protection de l’Enfance .Por último, los colaboradores resaltaron la importancia de formar al personal para que aborden mejor las necesidades y los problemas de este desafío y de otros similares que pueda haber en el futuro. Los colaboradores destacaron la necesidad de una nueva formación sobre nuevas prácticas acerca de cómo trabajar más estrechamente con las familias, utilizar nuevas tecnologías, contar con directrices para preparar las llamadas telefónicas y otros tipos de medios de comunicación. En concreto, en el caso de Italia, la crisis se ve como una oportunidad para crear una Ley de la Familia y la Infancia, que "reforzaría la naturaleza transversal y multidimensional de las intervenciones, al integrar las áreas de la promoción, la prevención y la protección". Prof. Paola Milani, Universidad de Padova.

Abordar las necesidades de la infancia a nivel europeo

Al dirigirse a los participantes, el diputado del Parlamento Europeo Pislaru hizo hincapié en la importancia de la Garantía infantil, especialmente como parte del plan de recuperación para Europa. Hubo un amplio consenso con respecto a la necesidad de garantizar que el plan de recuperación se centre en la infancia, lo que recomiendan la Garantía infantil y su predecesora de 2013 (Invertir en la infancia: romper el ciclo de las desventajas). Sin embargo, la cuestión de su implementación a nivel nacional, regional y local recuerda a otra cuestión. El diputado del Parlamento europeo Pislaru sugirió un enfoque en tres direcciones. La primera es la necesidad de un debate abierto sobre el futuro de la infancia (en Europa), lo que supone examinar cómo invertir a nivel educativo y social en la infancia y garantizar que tengan los mismos derechos. La segunda es destacar la necesidad de reflejar el nivel local, haciendo hincapié en la necesidad de crear colaboraciones y complementariedad entre las autoridades públicas y el sector privado y de las ONG para tratar de manera colectiva los problemas relacionados con la infancia. La tercera se centra en la promoción y ampliación de proyectos y programas que hayan demostrado ser efectivos.

Conclusiones

"Cómo aprendemos de esto (la pandemia) a medida que empezamos a abandonar el confinamiento es importante; no podemos volver a nuestro aislamiento anterior" Iona Colvin, directora en funciones del Departamento de infancia y familias del gobierno de Escocia.

Se lograron las siguientes conclusiones para garantizar que los servicios sociales dirigidos a la infancia estén en mejores condiciones para proteger y atender a los niños en el futuro. En primer lugar, se requiere una respuesta coordinada; en los contextos nacionales y locales, se ha observado que diferentes sectores se están uniendo para crear un enfoque más armonizado de la atención y la protección de la infancia.

En segundo lugar, debemos conocer el impacto del confinamiento en los niños: el confinamiento prolongado afecta al bienestar de los niños, pero también a cómo interiorizan los niños su visión del mundo como un lugar maravilloso y alegre, o uno peligroso y con riesgos.

En tercer lugar, hay factores con un elevado riesgo: un mayor riesgo de pobreza debido al desempleo; la proximidad a los agresores, que acentúa el maltrato y la violencia domésticos; la interrupción de la continuidad de la asistencia; las vías educativas y la sanidad.

Por último, es necesario un refuerzo institucional: respuestas coordinadas, intervenciones futuras según las experiencias vividas y nuevos modelos de asistencia comunitaria, así como garantizar la formación continua y ayudar a los profesionales con nuevas tecnologías.

"Robert Schumann, uno de los fundadores de Europa, destacó la necesidad de solidaridad en Europa. Ahora debemos mostrar solidaridad para impulsar a nuestras generaciones futuras mediante la inversión en la infancia", Diputado del Parlamento Europeo Dragos Pislaru (Renew Europe).

Author